jueves, 6 de diciembre de 2012

Tiempo y literatura


A veces en las campañas publicitarias se utiliza la literatura como un elemento de prestigio. 
La pasada semana en el suplemento de El País hicieron una campaña en la que aparecía una serie de relojes retratados junto a fragmentos de obras clave de la literatura mundial que hablan acerca del tiempo. Con esto se consigue el que reloj deje de ser un objeto frívolo y superficial y pase a ser un "medidor del tiempo" además de un complemento indispensable.
La totalidad del anuncio es una fotografía dentro del reloj, ambientada con elementos del fragmento que habla en particular, la publicidad aparece escondida en una esquina.

En este anuncio el fragmento es de la obra de Ricardo II de William Shakespeare, sin embargo tanto el título como la traducción están poco acertados.
Este es el texto original:
I wasted time, and now doth time waste me;
For now hath time made me his numbering clock:
My thougts are minutes; and with sighs they jar
Their watches on unto mine eyes, the outward watch, 
Whereto my finger, like a dial's point, 
Is pointing stull, in cleansing them from tears.

Una traducción más acertada sería la siguiente:
Malgaste el tiempo y ahora el tiempo me malgasta a mí;
convirtiéndome en su reloj.
Mis pensamientos son como minutos que suspirando, 
van marcando el tiempo en mis ojos,
a los cuales, mi dedo, como una aguja puntual,
apunta una y otra vez para enjugar el llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario